Papeles de Panamá. Falacias, verdades y la doble moral

Ahora que está en auge todo esto de las sociedades y cuentas offshore, los papeles de panamá, las sociedades pantalla y la evasión de impuestos, me gustaría hacer un llamamiento a la razón, explicar verdades y falacias sobre el tema y por supuesto denunciar la doble moral que existe en nuestra sociedad. Por último creo que la información que se da está muy manipulada y enfocada a la demagogia sin ser del todo veraz. Antes de nada, me gustaría aclarar que desde finales de 2014, tanto Panamá como muchos otros países, dejaron de ser considerados como paraíso fiscal por el gobierno español ya que se habían firmado o concretado acuerdos de doble imposición entre éstos y la agencia tributaria española. Por otro lado, me gustaría clarificar que NO es delito tener una sociedad en el extranjero, ni que esta tenga secreto societario. Ni siquiera habría delito en no declarar los beneficios de la misma, en este caso en España, puesto que es una persona jurídica que está residida en otro país. El verdadero delito radica en, por un lado no realizar la declaración de dichos bienes (Mod. 720),  y por otro, en no notificar  el cobro de dividendos provenientes de dicha sociedad y no declararlos ante el fisco por parte del residente fiscal español. Dicho esto, y tratando de ser lo más objetivo posible, es lícito que alguien pueda tener una sociedad en este país o cualquier otro que no sea España. Otra cosa es que consideremos que es ético o no, que es algo ya de cada uno. No podemos olvidar que el que lo hace, es por obtener 3 ventajas muy claras, protección de activos, confidencialidad y privacidad, y ventajas fiscales. Siendo realistas, tener una sociedad de este tipo, para luego declarar los beneficios ante la hacienda de tu país es un poco estúpido, aunque habría que estudiar caso por caso y con detalle. Al mismo tiempo, los paraísos fiscales tienen una historia tan antigua como los bienes y el dinero. Ya en el antiguo imperio romano, los ciudadanos tenían sus pequeños paraísos fiscales donde enterraban sus posesiones y/o dinero para que no fuera localizado por el fisco, que se valía de recaudadores de impuestos para escudriñar las viviendas de los ciudadanos a la caza de lo no declarado, y asegurarse que nadie escapaba a aquella versión primigenia del versátil diezmo.
Entonces… ¿De qué estamos hablando?
Parece como si esto fuera un invento del último siglo, como si nadie supiera nada de esto. Dejémonos de hipocresía y manipulación. Estos territorios existen y existirán mientras exista el capital. Y lo peor de todo, están permitidos por nuestros gobiernos, porque interesa que así sea. El propio sistema se realimenta de ese supuesto dinero ilegal procedente de mafias, corrupción y el narcotráfico.
¿O acaso el BBVA, Santander o Sabadell no tienen filiales en algunos de esos territorios y han ayudado a la constitución de dichas sociedades? ¿Cómo es posible que Francia, Reino Unido o EEUU puedan soportar en su zona de influencia territorios de baja tributación como Mónaco, Jersey o Delaware si no encontrasen en ello su propio interés?
Nos guste o no, las reglas del juego escapan a nuestro control, y por lo menos debemos conocerlas. Estamos fuera y todo esto no es más que la punta del iceberg. Por último, el pasado martes hice una pequeña encuesta aleatoria. Le pregunté a un total de 100 personas si en alguna ocasión habían pagado algún servicio sin factura o habían escriturado una vivienda por debajo de su valor para evitar así el pago de los impuestos correspondientes (IVA e ITP y AJD). El resultado fue que más de un 75% había escriturado por debajo del valor y un 85 % pagado sin factura. No caigamos en la doble moral, esto demuestra que hay una gran mayoría de terroristas fiscales, solo que cada uno a su nivel, alcance de conocimiento y capacidad económica. Y por si crees que no, te dejo un texto que puede darte algo de luz. Pincha aquí
“La clase política y el tejido empresarial de un país, no es más que el reflejo de su población” Cf9DLUaWEAE0Oh7
Nuestra cultura es latina, católica, apostólica y romana. Nos gusta el trapicheo, el estraperlo, la pillería y la picaresca (El lazarillo de tormes). Somos el país de la envidia y la hipocresía. Las cañas, los bares y las palmas. Y que venga otro y lo arregle. images Ahí lo dejo. 1 Abrazo-t DAvid SAnchís.

Etiquetas:,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario